Un juego de imposturas

12,00

Novela de ficción moderna, con una trama que atrapa al lector, y ácida crítica social.

SKU: feg_018 Categoría:

Descripción

La trama de esta novela comienza cuando cuatro inadaptados sociales deciden inventar un enrevesado juego para poder aprovecharse y, al mismo tiempo, vengarse, de una doméstica, injusta y mediocre sociedad que, según ellos, les está castrando con sus valores y manera de ver la vida (o sea la mentalidad imperante capitalista, mentalidad del “tanto tienes, tanto vales”). De modo que deciden comenzarse a reír de todo eso, desde ya, haciéndose pasar por lo que no son: “El mundo está plagado de fantasmas; nosotros seremos cuatro más, pero muy conscientes”, solía decirles a los demás… (a los otros tres) Manolito ¡y Valle! (o sea el padre de la idea: un golfo con dos carreras).
Así que se les ocurre crear una especie de club, un club con local de reunión y todo, para poder tratar las estrategias a seguir para engañar… a las mujeres (porque por ahí iban a empezar el juego; por donde más les dolía: el hecho de que las mujeres no les hicieran caso por no lucir posición). Pero como se coge antes un mentiroso que un cojo, después de un sinfín de peripecias, pronto se
les comienza a torcer las cosas. Hasta que, a partir de una amalgama de rocambolescas dificultades, y por un motivo u otro, acaban todos metidos en el submundo del hampa de la ciudad: el submundo del narcotráfico gallego… Y ahí comienza otra parte de la historia plagada de otro tipo de rocambolescas dificultades y personajes varios de los más extravagante y singulares que se
van añadiendo a la trama los unos, mientras que los otros ya se encontraban en ella (como, por ejemplo, nuestros cuatro héroes)… Nuevos personajes como Lady Clarice Winter de Roncesvalles, una viejecita con delirios de grandeza la cual está metida en el narcotráfico hasta las cejas, pero que ni tan siquiera lo sabe.
En fin, es esta una obra llena de un humor ácido y flagelante a la cual dan vida unos personajes nada comunes, aunque sí posibles, e incluso entrañables algunos de ellos…